Países amazónicos trabajarán en conjunto para garantizar los recursos económicos de las áreas protegidas de esta región.

Bolivia, Brasil y Perú identifican líneas de trabajo conjuntas para la articulación de áreas protegidas amazónicas.
25 Mayo, 2016
Entrevista a Theresa Castillion, Coordinadora de Medio Ambiente en la Secretaría Permanente del Tratado de Cooperación Amazónica – OTCA
26 Mayo, 2016

Países amazónicos trabajarán en conjunto para garantizar los recursos económicos de las áreas protegidas de esta región.

 

Las áreas protegidas (AP) son claves para conservar la Amazonía y para el desarrollo de los países que la conforman; su existencia puede verse comprometida si no se cuenta con recursos suficientes y constantes para gestionarlas.

25 de mayo de 2016. Delegados de los países amazónicos se reunieron en un encuentro convocado por la Red Latinoamericana de Áreas Protegidas – REDPARQUES en La Paz, Bolivia, para avanzar en una estrategia regional de sostenibilidad financiera en torno a estos territorios.

El encuentro inició con una actualización del Plan de Trabajo de Áreas Protegidas de la Amazonía. Entre los datos relevantes que arrojó este ejercicio sobresalen que el Estado sigue siendo la principal fuente de ingresos para las AP de la región con una participación de cerca del 68%, los fondos de cooperación representan el 22% de los recursos y sólo el 10% de los mismos resultan de la autogestión que en su mayoría proviene de cobro por entrada al área. Según cálculos hechos en el encuentro, actualmente se invierten cerca de 217 millones de dólares en la gestión de las AP de los cuales el 28,9 millones, es decir el 13,5% se destinan específicamente a la Amazonía.

Ante el reto de buscar nuevas y diversas alternativas de financiación para estos territorios, José Galindo, consultor en temas de sostenibilidad financiera del proyecto IAPA, y quien dirigió este encuentro, aseguró que ante la disminución del  PIB en la región, la sostenibilidad financiera de las áreas protegidas se convierte en un desafío. “Se verá afectada la disponibilidad de recursos fiscales y el ánimo del sector privado; la posibilidad de tener un mayor entusiasmo respecto a ciertos mecanismos que estamos proponiendo ahora”. Aseguró Galindo quién también hizo hincapié en la inminente reducción de los recursos de Cooperación que se espera en los próximos años.

Entre las propuestas que surgieron para lograr la sostenibilidad financiera del bioma amazónico sobresalen la articulación de iniciativas de financiamiento conjuntas entre los países, la valoración económica del bioma amazónico mediante nuevas metodologías que incorporen las AP a las cuentas nacionales, la creación de programas de capacitación integral a gestores de las AP, y campañas que concienticen sobre la importancia de estos territorios para las comunidades locales y que involucren el sector privado.

A pesar de que se hizo evidente el gran reto que implica mantener un flujo constante de recursos para gestionar estos territorios de manera integral, los resultados obtenidos durante el taller, muestran una región con alto grado de complementariedad, en cuanto a sus capacidades, demandas de asistencia técnica y cooperación, lo que representa una oportunidad a nivel de intercambio de experiencias, y fortalecimiento de capacidades a través de esquemas de cooperación sur-sur.

Se espera que los países continúen desarrollando una estrategia conjunta en la materia a través de la creación de un grupo de trabajo y de encuentros regionales que serán apoyados por el proyecto de Integración de las Áreas Protegidas del Bioma Amazónico – IAPA.

El proyecto IAPA – Visión Amazónica, es financiado por la Unión Europea, Coordinado por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura – FAO e implementado en conjunto con WWF, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza – UICN, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente – PNUMA y Redparques.

Sabías que…

  • La Amazonía enfrenta grandes amenazas que aumentan los costos de manejo de sus áreas protegidas.
  • La sostenibilidad financiera de las áreas protegidas debe incluir la participación de las comunidades locales para permitirles acceder a los bienes y servicios que se derivan de la conservación.
  • Las áreas protegidas son oportunidades para la superación de la pobreza, la equidad y el aprovechamiento sostenible de los recursos.

Contacto:

Adriana Silva Espinosa

Coordinadora de Comunicación – Proyecto IAPA

adriana.silva@fao.org